Imagen
El ALCAUCIL
   
El ALCAUCIL
RECETAS CON ALCAUCILES
Productos de nuestra quinta
Enlaces
EL ALCAUCIL Y SUS CUALIDADES
El alcaucil o alcachofa es una especie perteneciente a la familia de las Asteráceas, que se habría originado en Etiopía y Egipto, desde donde se habría difundido a Europa mediterránea, y de ahí a América.

Goza de cualidades medicinales para el tratamiento de numerosas enfermedades; aporta gran cantidad de fibra que tiene efecto saciante y favorece el tránsito intestinal.

Asimismo cabe destacar la presencia de inulina, ligosacárido no digerible, que puede contribuir a la reducción del riesgo de enfermedades degenerativas como las enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II, obesidad, osteoporosis o cáncer. Estimula la función del hígado entonando las células hepáticas, regula las alteraciones de las vías billares y es benéfico en el tratamiento de la icteria.

Sabía Ud. que el ALCAUCIL es la flor carnosa de una planta de jardín que se desarrolló a partir del cardo ?
Qué su consumo favorece las funciones vesiculares y hepáticas?.
Qué es muy recomendado para prevenir el cáncer de colon?.
Qué cada 100 gramos le aporta solo 44 calorías?.
Qué contiene hierro, fósforo, potasio, vitaminas A , B1, B2 y C?.
Qué se puede comer cocido, caliente, tibio, o frío , cocido al vapor , previo frotado con limón o braceado a la cacerola ?.
Qué en la heladera se pueden conservar crudos hasta 5 días en recipientes tapados porque son sensibles al frío ?.
Qué al hervirlo, para evitar que se oscurezca debe agregar al agua de cocción un trozo de limón ?.
Qué al elegirlo debe buscar el que este bien cerrado y compacto al apretarlo , con las hojas firmes , y para reconocer si es fresco debe separar una hoja , quebrarla y si produce un ruido seco, el producto es tierno ?.
Qué pueden preparase exquisitas milanesas con el corazón del ALCAUCIL?.


Esta verdura jugosa y de sabor ligeramente amargo tiene unas estupendas cualidades para nuestro organismo:- Es una fuente de potasio, calcio, fósforo y vitaminas A, B y C.- Actúan como diuréticas, disminuyendo la retención de líquidos.- Mejora y protege la salud del hígado y la vesícula biliar gracias a la cinarina que es un ácido que estimula la producción y secreción de los ácidos biliares. Estos ácidos desempeñan un papel crucial en el proceso digestivo, de ahí que el consumo de alcachofas sea muy eficaz en caso de digestiones difíciles (vómitos, dolores, mareos, gases, diarrea...).- Ayuda a disminuir las tasas de colesterol elevadas, al aumentar la excreción de esta grasa y reducir su síntesis por parte del hígado, con lo cual cabría hablar de un efecto protector frente a la arterioesclerosis y las enfermedades vasculares.- Resulta beneficiosa en las primeras etapas de la diabetes tardía, ya que reduce la concentración de azúcar en sangre tras las comidas.- Es muy apropiada en regímenes de adelgazamiento, por su escaso aporte energético (sólo 49 calorías por cada 100 gramos) y su gran cantidad de fibra (alrededor de 4 gramos).- Nota curiosa, se dice que la alcachofa es afrodisíaca y que por eso Catalina de Médicis las comía cada día.
Imagen
La alcachofa (cynara scolymus) es la parte comestible de la alcachofera, que es una planta con raíz fusiforme y tallo asurcado y ramoso que llega a un metro de altura, con hojas grandes y espinosas que producen unas cabezuelas escamosas que guardan el germen de la flor. (EFE)
LIMPIEZA Y COCCION La parte comestible de la alcachofa son los extremos carnosos inferiores de las hojas y la parte interior de las cabezas, lo que conocemos como corazones de alcachofa.Para limpiarlas debemos separar el tallo de la alcachofa con la ayuda de un cuchillo, y retirar las hojas exteriores y más grandes con las manos, hasta llegar a las más tiernas del interior. Con ayuda de un cuchillo, se parten a la mitad de su altura y se desechan las puntas. Se lavan bajo el chorro del agua fría y se ponen en un recipiente con agua y un buen chorro de limón, para que conserven su color y no se ennegrezcan.Para aprovechar al máximo sus nutrientes, debemos pelarlas justo antes de cocinarlas.Para cocerlas, debemos disponerlas en una cacerola con agua salada hirviendo y el zumo de un limón. Colocar un plato encima para que no suban y cocerlas de 25 a 30 minutos.
GASTRONOMÍA Alcachofas, crujientes, jugosas y depurativas Esta hortaliza, pariente del cardo y originaria de Sicilia, era para nuestros antepasados una exótica flor que cultivaban en sus jardines, hasta que en el siglo XV descubrieron que se podía comer.
La alcachofa es una planta con raíz fusiforme y tallo asurcado y ramoso que llega a un metro de altura, con hojas grandes y espinosas que producen unas cabezuelas escamosas que guardan el germen de la flor. Las escamas son carnosas en la base, así como el receptáculo llamado comúnmente corazón. Son comestibles antes de que la flor llegue a desarrollarse, puesto que en esa fase se endurecen.Cuando la alcachofa alcanza su pleno desarrollo se abre y por la parte superior asoma la flor de color azul. También recibe el nombre de cardo alcachofero o alcaucil cultivado.
LA COMPRA Aunque las podemos encontrar frescas durante todos los meses del año, su momento óptimo es de marzo a noviembre.La alcachofa ha de presentar un aspecto fresco y estar entera, sana, limpia y desprovista de olores y sabores extraños. Los buenos ejemplares se distinguen por su tacto firme y las hojas apretadas y con un color verde claro brillante. Debemos observar si hay presencia de podredumbres, mohos, parásitos, o bien las lesiones provocadas por los mismos.Los corazones y las alcachofas más tiernas también se venden envasadas o ultracongeladas, siendo esta una buena alternativa a las frescas. En el caso de las conservas, debemos comprobar la pérdida de integridad del envase, la presencia de óxido en las juntas del mismo, abombamientos, abolladuras, especialmente si afectan a las soldaduras. Y en el caso de las alcachofas ultracongeladas, debemos cerciorarnos de la ausencia de quemaduras producidas por el frío, por defectos del proceso de ultracongelación. También debemos observar que no hayan sufrido una rotura de la cadena de frío a causa de una descongelación parcial y, después, una recongelación del producto. Si fuera así, las alcachofas se presentarían unidas entre sí por el hielo.Para conservar las alcachofas frescas es conveniente no cortarles el tallo hasta que se vayan a consumir, para que no se resequen, y guardarlas en el cajón de la nevera. Si se quieren conservar más de tres días, hay que sacarlas del cajón de la nevera y meterlas en recipientes con agua azucarada, renovándola cada día como si fueran flores. No obstante, conviene comerlas siempre cuanto antes para que no pierdan sus propiedades nutritivass
*LIMPIEZA Y COCCION.La parte comestible de la alcachofa son los extremos carnosos inferiores de las hojas y la parte interior de las cabezas, lo que conocemos como corazones de alcachofa.Para limpiarlas debemos separar el tallo de la alcachofa con la ayuda de un cuchillo, y retirar las hojas exteriores y más grandes con las manos, hasta llegar a las más tiernas del interior. Con ayuda de un cuchillo, se parten a la mitad de su altura y se desechan las puntas. Se lavan bajo el chorro del agua fría y se ponen en un recipiente con agua y un buen chorro de limón, para que conserven su color y no se ennegrezcan.Para aprovechar al máximo sus nutrientes, debemos pelarlas justo antes de cocinarlas.Para cocerlas, debemos disponerlas en una cacerola con agua salada hirviendo y el zumo de un limón. Colocar un plato encima para que no suban y cocerlas de 25 a 30 minutos, según su tamaño. Para comprobar que están bien cocidas, tirar de una de las hojas, si es así debe salir sin problemas.Es muy aconsejable cocinarlas al vapor, ya que esa es la mejor manera de conservar mejor sus propiedades nutritivas.
Las alcachofas se pueden preparar de múltiples formas: cocidas y aderezadas, fritas, en zumo, rellenas, rebozadas, al horno, guisadas, incluidas en menestras o arroces, a la plancha, braseadas
 
simon
si quieres mas informacion o agregar algo escribeme